Isla de Los Lobos

Isla de los Lobos Es parte del municipio de Oliva, es una pequeña isla ubicada al norte de Fuerteventura.
Esta isla es un parque natural y una reserva natural, donde viven muchas variedades de plantas y animales, alberga numerosas variedades exclusivas y endemismos. (como el Limonium, Ovalifolium, Canariensis), que viven en hábitats bellamente conservados.
Un paraíso no contaminado.
El nombre deriva de las focas monje que una vez habitaron la isla y también se conocen con el nombre de leones marinos. Fue una de las primeras áreas protegidas de las Islas Canarias después de la declaración del Parque Natural “Dunas de Corralejo e Islote de Lobos” en 1982.
El sendero de Lobos, uno de los espacios mejor conservados de las Islas Canarias con sus apenas cinco kilómetros cuadrados de extensión, permite disfrutar de gran variedad de atractivos: desde saladares hasta formaciones de pequeños conos volcánicos, llamados hornitos. La ruta que recorre el islote es un trayecto circular que lleva desde el muelle hasta el faro de Martiño. El trekking de regreso se realiza a través del Puertito, que fue un antiguo asentamiento temporal para los pescadores y mariscadores isleños que faenaban en la zona.
La ruta por el islote de Lobos, adonde solo es posible llegar por vía marítima desde el puerto de Corralejo, en el norte de Fuerteventura, recorre en siete kilómetros elementos de interés como las salinas del Marrajo y el faro de Martiño, que en 1865 marcó la primera presencia humana estable en este territorio. Aún se conservan antiguos hornos, lavaderos, corrales y aljibes en un interesante conjunto patrimonial que rematan reproducciones de focas monje como homenaje a la extinta colonia de este animal, del que tomó nombre el islote.