Jardín de Cactus

Paseo apreciando el paisaje de Lanzarote, en Guatiza, en el norte de Lanzarote, está el Jardín de Cactus
Los ojos del artista vieron más allá del espacio degradado que era una antigua rofera, en Lanzarote se llama así a las canteras de las que se extraen áridos, para crear un hogar muy particular para flores cactáceas de todo el planeta.
Fácilmente reconocible desde la carretera, gracias al gran cactus de metal en la entrada, este jardín es la última obra creada por César Manrique.
Rodeado de la mayor plantación de tuneras de la isla dedicada al cultivo de la cochinilla, producto que tuvo una gran relevancia económica en el Lanzarote del siglo XIX, el Jardín de Cactus acoge alrededor de 4.500 ejemplares de 450 especies diferentes agrupados de 13 familias de cactus llegados desde los cinco continentes. El verdor de las plantas contrasta con el azul del cielo y el negro del volcán para crear una explosión armónica de color que impacta en el visitante. El canto de pequeñas aves y el infatigable zumbido de los insectos que disfrutan de su particular oasis son los únicos sonidos que rompen la paz y el silencio que reinan en el lugar.
Fue la última gran intervención de César Manrique en Lanzarote.