El Charco Azul, una bonita piscina natural en El Hierro

No lo diseñó César Manrique, pero su autor lo ha superado. El charco Azul, en El Hierro, es una de las zonas de baño más espectaculares y entrañables de la menor de las Islas Canarias.
La espectacularidad de este lugar reside en su paisaje, compendio de las múltiples formas que dejó la lava, este rincón no solo le obsequiará con placenteros baños en sus aguas turquesas, sino que lo hará protegiéndole con un roquete del imponente océano, que deja su impronta con su rompiente de espuma blanca y sonido envolvente.
Situado en El Golfo, impresionante valle de costa escarpada, este enclave virgen representa como pocos los caprichos deliciosos de los volcanes.
De fácil acceso a pie, con solárium de madera y un arco basáltico que lo corona, cuenta también con áreas ideales para que los más intrépidos se lancen como quieran.
Sus cuerpos y los de cualquier visitante se refrescarán, relajarán y reactivarán en un lugar que, pese a no llevar la firma de Manrique, presume de una muchas veces mejor: la naturaleza.