Winston Leonard Spencer Churchill en Gran Canaria

Winston Leonard Spencer Churchill era un político británico, historiador, periodista y militar.

Winston Churchill estuvo por primera vez en Gran Canaria. Su relación más estrecha con las Islas estuvo marcada por los planes de invasión del Gobierno británico.

Exactamente a las ocho de la mañana del domingo, el 22 de febrero de 1959, Winston Churchill estuvo por primera vez en Gran Canaria, llegó al Puerto de La Luz a bordo del Christina, que fondeó frente a la playa de las Alcaravaneras
Igualmente, cuando en 1899 fue como corresponsal a Sudáfrica para cubrir la Guerra de los Bóers, el buque en que viajaba, el Dunottar Castle, paró en Madeira y no en Canarias, escala también habitual de los Castles. No obstante, sí tendría Churchill en esas fechas referencias de Las Palmas puesto que su madre, Lady Randolph Churchill, estuvo en esta ciudad en los primeros días de 1900 camino de Sudáfrica, donde se encontró con su hijo.
Sin embargo, la relación más estrecha de Churchill con Canarias fue en razón de sus cargos en el Gobierno británico, especialmente como primer lord del Almirantazgo en la Primera y Segunda Guerra Mundial y Primer Ministro en esta última, contiendas en las que Canarias estaba en los mapas que Churchill tenía desplegados ante sí. Pero, sobre todo, el nombre de las islas estuvo frecuentemente en los oídos y la mente de Churchill debido a los planes británicos de invasión de Gran Canaria a través de Gando y el Puerto de La Luz, invasión que se preveía extender después a todo el archipiélago.
El Christina estuvo consignado a C.F. Staib y Compañía, cuyo titular era el Sr. Kenneth Staib. Sobre las tres y media de la tarde, y al igual que hiciera su madre casi sesenta años antes, Churchill se acercó a tierra en una falúa, desembarcando por la marquesina del muelle de Santa Catalina. Acostumbrado como era Churchill a evocar acontecimientos históricos, no podemos dejar de pensar que su mente en esos momentos podría haber rememorado sus planes de ocupación de Gran Canaria durante la Segunda Guerra Mundial, uno de cuyos previstos puntos de desembarco era precisamente el muelle por donde estaba tomando tierra.
Churchill, que disfrutó en Gran Canaria de un tiempo soleado, visitó ese día la Caldera de Bandama, pasando en su camino por el nuevo Hotel Santa Catalina, heredero del que había conocido su madre, así como por la Comandancia Militar desde la que salió Franco en 1936 hacia el aeropuerto de Gando para, en un avión inglés, dirigirse a África con el fin de encabezar las fuerzas sublevadas al estallido de la Guerra Civil, la cual fue seguida por Churchill con especial interés.