Camino de la Plata

Este trekking se desarrolla por una vía de uso humano y ganadero que los antiguos pobladores de Gran Canaria utilizaban para llevar a sus animales en busca de los mejores pastos de cada temporada.
Como una sinuosa serpiente, esta asombrosa obra de ingeniería de los caminos de herradura de Gran Canaria se adaptó al risco vertical del Paso de la Plata de forma casi natural, facilitando en el pasado el tránsito de comerciantes, ganados y pastores, arrieros, bestias de carga, artesanos, vecinos y peregrinos; y, actualmente, de turistas, montañeros y senderistas.
Con el tiempo, la ruta fue acondicionada para senderistas y peregrinos.
Un sendero repleto de pinares, tajinastes y verodes
Entre pinares, monte bajo de retama, tajinastes y verodes, la ruta de la Plata transcurre por parajes de alto valor biológico como la Degollada de Becerra, Garañón, Pasos de la Plata y Tunte. Con un recorrido total de trece kilómetros que se realiza sobre empedrado, pista forestal y zonas asfaltadas, este sendero se puede completar en cinco horas por su grado de dificultad media. Conviene no olvidar protección solar y llevar calzado adecuado, así como bebida y alimentos para disfrutar de un momento de descanso en el camino.

Deja un comentario