Plátano de Canarias

Plátano de Canarias. Un modelo de diferenciación reconocido por el consumidor español.

El plátano de Canarias es un «superalimento» por sus bondades para la salud, como su potencial contribución en la protección cardiovascular, sus efectos antiinflamatorios, la regulación de los trastornos de ánimo, su poder antioxidante o su ayuda en dietas de adelgazamiento.

Plátano de Canaria es un tipo de plátano cultivado en las Islas Canarias, España.

La marca es gestionada por la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátano de Canarias.

En febrero de 2011, la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias acordó comenzar los trámites para la inscripción del plátano cultivado en Canarias como Indicación Geográfica Protegida. (IGP) El plátano es el cultivo más importante de las Islas Canarias y, durante décadas, su industria fue protagonista del crecimiento económico del archipiélago.
El platano canario es el cultivo más importante de las Islas Canarias y su industria siempre ha sido una de las más importantes para el crecimiento y desarrollo económico del archipiélago.
La temperatura ideal para el cultivo del plátano es de alrededor de 25 grados Celsius y a una altitud de menos de 300 metros, condiciones que solo se encuentran en las Islas Canarias.
Es un cultivo costoso, que requiere mucha agua, buenas condiciones de luz, suelos con buena porosidad y drenaje, textura arenosa pero con arcilla y limo en proporciones específicas, alto contenido de materiales orgánicos y con un pH ácido. Debido a estas limitaciones, el Platano Canario se cultiva en todas las islas, excepto en Fuerteventura, donde no hay plantaciones.

La historia del plátano de Canarias nació de la mano de portugueses, españoles e ingleses.
Durante décadas la industria platanera fue protagonista del crecimiento económico de las Islas Canarias. Sigue siendo uno de los cultivos más importantes del archipiélago.
A finales del siglo XIX, con Canarias como puerto franco, se explotó el plátano como monocultivo, convirtiéndose en uno de los pilares de la economía canaria.
Las compañías británicas controlaban la producción y la exportación hacia Europa, sobre todo a Inglaterra. Fueron también los ingleses los que instauraron el cultivo del tomate. Se cree que el británico Peter S. Reid, residente en Tenerife desde 1867, fue el responsable de la primera exportación de plátanos datada en 1878.